Conozco a decenas de tíos que compiten y hasta pelean para poder tener la suerte de meter la polla en ese paraíso que debe ser el canalillo de esta tetuda; yo no lo he probado, pero soy tan cerdo que me conformo con disfrutar con la suerte de otros en plan voyeur.