Tan bien ha bailado esta stripper y ha lucido sus encantos con sus tetazas a la cabeza, que el cliente, en vez de darle una propina, lo que ha hecho es pegarle un polvo.