Esta colombiana se ha mudado al piso de enfrente, y el domingo por la tarde llamó a mi puerta para pedirme una taza de sal, aunque yo sospeché pronto que quería otra cosa porque nadie pide esas cosas con una de sus tetazas fuera, ¿no?