Hay que ver lo que cuesta la cirugía estética, y a mi mujer que se le metió en la cabeza operarse las tetas para poder sentirse más atractiva… Al final me convenció y solté la pasta, pero sólo con la condición de poder catar sus nuevas domingas a diario.