No todo el mundo tiene el dinero suficiente para alquilarse un rancho con vistas espectaculares a las montañas para pasar un fin de semana con un ligue ocasional, pero este tío está podrido de dinero y parece pensar que esta pechugona maciza bien lo merece.